Reporte presentado en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en Washington a principios de 2019.

CUENTOS DE TORTURA – HISTORIAS DE LA VIDA REAL (4/7)

 Estado Miranda

Génesis Herrera, 21 años. Estudiante de organización empresarial y militante de Vente Venezuela.

En horas de la tarde del día 7 de julio de 2017, Génesis Herrera se encontraba participando en una manifestación pacífica en las adyacencias de la urbanización Bello Campo, junto a sus compañeros de Vente Venezuela. Respecto a lo ocurrido en ese momento señala:

“Aproximadamente a las 3 de la tarde llegó una brigada de la GNB. A los funcionarios no se le veía la cara porque tenían máscaras de gas. Una vez allí, sin mediar palabras, comenzaron a agredir y detener a todos los que estaban manifestando. A mí me agarraron y me golpearon con un casco en el costado derecho de mi cuerpo, dejándome 2 costillas fracturadas”.

Génesis Herrera

Tras su arbitraria detención, y sin recibir la atención médica adecuada por las fracturas provocadas, la Sra. Herrera fue trasladada junto a otras 19 personas a la base aérea de la Carlota, donde los funcionarios la obligaron a permanecer en cuclillas con las manos en la espalda durante aproximadamente 3 horas mientras les hacían preguntas vinculadas a las razones de su participación en las manifestaciones y a su militancia en Vente Venezuela. Los guardias le sugerían a la víctima las respuestas que debía dar y, cuando esta se negaba a contestar o a repetir lo que ellos decían, procedían a golpearla brutalmente en el tórax, piernas y espalda.

Ese mismo día, la Sra. Herrera fue trasladada al Bicentenario de Plaza Venezuela. Una vez allí los funcionarios la obligaron a entrar a una perrera y procedieron nuevamente a hacerle preguntas y sugerirle respuestas. Ante la negativa de la víctima de contestar como se le exigía, le rociaban agua en la cara y lanzaban bombas lacrimógenas dentro del vehículo. Aproximadamente a las 9 de la noche, la llevaron al comando de la GNB ubicado en Altamira.

En fecha 8 de julio de 2017, se llevó a cabo su audiencia de presentación. El juez de la causa decretó una medida cautelar de prisión preventiva de libertad por la presunta comisión de los delitos de instigación pública a la violencia y asociación para delinquir.  Asimismo, fue señalada como líder “de un grupo de resistencia”, junto a 2 personas que no conocía. Al finalizar la audiencia, fue llevada nuevamente al comando de la GNB, donde permaneció recluida durante 1 mes.

Respecto a las condiciones de su detención, la víctima afirma:

“En varias ocasiones me privaron de alimentos por horas prolongadas, me lanzaban bombas lacrimógenas en la celda, lo que era desesperante porque me impedía respirar bien, en más de una oportunidad sentí que me asfixiaba. Los guardias me insultaban muchísimo y me pegaban muy fuerte en varias partes de mi cuerpo. Además, solían amenazarme con que me iban a violar y me hacían creer que nunca saldría en libertad”.

Génesis Herrera

Durante la mayor parte de su reclusión, la Sra. Herrera estuvo aislada y solo se le permitió contactar a sus familiares y abogados una vez.

El 7 de agosto de 2017, se dictó a su favor una medida cautelar sustitutiva de la prisión preventiva consistente en un régimen de presentación cada 15 días, prohibición de salida del país y prohibición de dar entrevistas sobre su caso, todas aún vigentes.

Pese a la gravedad de la situación descrita, la víctima decidió no denunciar los vejámenes a los que fue sometida por temor a represalias. Sin embargo, producto de los sufrimientos físicos y mentales ocasionados durante su arbitraria privación de libertad, la Sra. Herrera tuvo que acudir 21 días a terapia y actualmente padece de temor y ansiedad.

About the Author

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

X